top of page

Embarazo & Ejercicio

Actualizado: 9 sept 2020

Los tiempos han ido cambiando y es así como antes la mujer iba al hospital a “mejorarse” de la enfermedad más hermosa que se puede padecer, en la actualidad las tendencias en el enfrentamiento del embarazo se han orientado a disfrutarlo y ocupar ente momento para generar cambios en los hábitos nocivos para la Salud buscando el mayor bienestar del bebé.


Si la mujer ha sido sedentaria toda su vida, el mejor momento para comenzar a llevar una vida saludable acompañada de actividad física es durante el embarazo, en este caso los ejercicios más recomendados son los de bajo impacto como caminar, ejercicio en agua, ejercicios localizados para embarazadas. Esta actividad debería iniciarse con el segundo trimestre de embarazo.


Por otra parte, si la gestante es activa no existiría contraindicación para continuar con su actividad física habitual, con precaución de los deportes que podrían suponer un mayor riesgo de caídas, contusiones o tendencia a la hipertensión, estos deben evitarse readaptando la actividad física a la condición actual, sin necesariamente bajar la intensidad del entrenamiento.


Todo ejercicio deberá ser evaluado por el ginecólogo tratante y deberá ser supervisada por un profesional competente, idealmente Kinesiólogo especialista en embarazo y/o piso pelviano.

Algunos beneficios de hacer ejercicio durante el embarazo

  • Mayor sensación de bienestar físico: Por medio de la liberación de endorfinas producidas por el cerebro la gestante se sentirá mejor, además de:

    • Aumentar su sensación de control y el nivel de energía

    • Evitar o aliviar los dolores de espalda

    • Mantener o mejorar la postura al tonificar la musculatura del core.

    • Evitar las molestias digestivas y el estreñimiento (constipación) al acelerar el movimiento intestinal


  • Mayor sensación de bienestar psicológico:

    • Reduce los niveles de ansiedad

    • Reduce la depresión y el insomnio

    • Crea hábitos de vida saludables

    • Mejora el descanso.


  • Preparación corporal para el parto:

    • El parto es más fácil con músculos fuertes y con buen estado cardiovascular, de manera de evitar la fatiga.

    • Manejo de la respiración para enfrentar el dolor y la ansiedad.

    • Autoconocimiento de las posturas y fuerzas de pujo durante el parto.

  • Mejor recuperación postparto.

    • Menor acumulación de grasa durante el embarazo.

    • Mantener el estado físico mientras se está embarazada.

  • Protege frente a la diabetes gestacional y mejora la presión arterial.

  • Tiempo de hospitalización postparto menor y reducción del número de cesáreas.


A modo de resumen, la madre entrenada tendrá buen estado físico, conciencia corporal, manejo del estrés y buena salud para enfrentar el momento del parto. 



RECORDAR: Todo ejercicio deberá ser evaluado por el ginecólogo tratante y deberá ser supervisado por un profesional competente, idealmente Kinesiólogo especialista en embarazo y/o piso pelviano.


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page